Ningún(o)

Tantos hombres y ninguno guapo. Uno con cara de pocos amigos, otro patizambo, el tercero con aspecto de ánade y el último sudaba copiosamente de pánico. Quise seguir al pato pero iba demasiado rápido, así que me puse al lado del patizambo. —Oye. Exactamente, ¿adónde vamos?  —Pues no lo sé. Yo he visto a esta …

De Cartón

Cuando el taxi aparcó ante la puerta del manicomio, recordé que había dejado los papeles de la custodia encima del escritorio. ¡Maldita cabeza la mía…! Súbitamente, una parvada de estorninos ruidosos levantó el vuelo y pasó en rasante por encima de nosotros. Por fortuna, aún no había bajado: las consecuencias hubiesen sido mas bien desagradables. …

Las luces rojas

Cuando me estrellé con la bicicleta, el detector cuántico y el resto de componentes salieron disparados del canasto.  —Acertó de lleno en el árbol, señor —dijo un jovenzuelo que por allí pasaba. No podía dejar de reír mientras recogía del suelo el grafo, el bolígrafo, el polígrafo, la barra de tungsteno y mi moneda de …

Hubiese dejado de matar por ti

Llevas varias noches sin pegar ojo disfrutando de la disección. ¿Quién te habría dicho lo maravillosamente divertido que resultaba la “revisión ginecológica” a la que estás sometiendo a tu ginecóloga? Sara, totalmente agotada ante tus “biopsias”, ha terminado desmayándose, la pobre, al ver sobre la mesa su propio útero. Recuerdas lo seca que se mostró …

Contigo no

Se vieron de lejos. Borja venía de la calle; Lorena, del departamento de mantenimiento. Los dos aceleraron el paso para ver quién llegaba antes. Los dos golpearon a la vez el botón para llamar al ascensor. Se tocaron, sin querer. —Podrías tener un poco de cuidado, ¿no? —le recriminó él, ofendido. —Algo de cortesía por …

Humo

Habitualmente era azul. El puñetero cielo era azul. ¿Por qué se empeñaba ahora en ponerse negro? Llevaba horas bocarriba, con las piernas atrapadas bajo el fuselaje del avión. Probablemente habría perdido los pies, no lo sabía. Hacía un buen rato que se había acostumbrado al dolor. Como no podía evitarlo, se hizo amigo de él.  …

Sistema de relajación

Busca un objeto, descríbelo y haz un manual de uso.Escríbele después una carta (de amor o de odio). Sistema de relajación (Instrucciones) Antes de cualquier manipulación, se recomienda tomar asiento cómodamente. A ser posible sofá. Coloque su compra en el regazo y proceda en el siguiente orden: • Abra la caja. • Saque el objeto …

Perenne

—¡Noooo! ¡Otra vez, no! —se quejaba M4·m1 con el paraguas rojo desplegado en la pinza mecánica—. He vuelto a llegar tarde a la lluvia de estrellas.  Estaba desolada. Desde la entrada de la nave en el espacio de Sigma Orionis que no conseguía verla. La culpa era de NØDR1z·A, el condenado ordenador central. Había decretado …