Hubiese dejado de matar por ti

Llevas varias noches sin pegar ojo disfrutando de la disección. ¿Quién te habría dicho lo maravillosamente divertido que resultaba la “revisión ginecológica” a la que estás sometiendo a tu ginecóloga? Sara, totalmente agotada ante tus “biopsias”, ha terminado desmayándose, la pobre, al ver sobre la mesa su propio útero. Recuerdas lo seca que se mostró …