In memoriam

Ternura de abrazos y sábanas
que no volví a sentir.
Fuiste mi «romántico» y
te fuiste del todo.

Lloraba de celos,
reías de amor.
Me creías loca
por desear tu exclusiva.
Incumplías pactos.
Me amabas y tus
caricias calmaban mi pena.

Descubrí en mi locura
tu mentira:
eras un repartidor de mimos.

M  e     a  l e  j  é.

Con los años te busqué
y no me acerqué.
«Otro día«, pensé.

Te fuiste antes del reencuentro.
Ese «otro día» que no llegó
revive las arrugas en las sábanas.

En memoria de C.C.A.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.