Que me encuentren

Que me encuentren

Shira estaba preparada para cualquier misión. Fría como el metal a base de años de entrenamiento. Su única debilidad era el sexo.Su Sexmachine se había estropeado. Eso la deprimió un tanto. Nadie como aquella máquina supo proporcionarle el placer físico y mental que ella deseaba. Sus morreos y abrazos apasionados fueron mejores que los de…

El gallo de la felicidad

El gallo de la felicidad

Amaneció. El cielo plagado de golondrinas danzando al compás de su alegre trisar. Apenas unas nubes blancas de formas definidas. Respiré aire con aroma a tierra. Cientos de flores con todos los colores del arco iris se abrieron en mi jardín. Mi cuerpo se estremeció. Salí de casa caminando como si tuviera alas. Las calles…

Agost a ciutat 

Agost a ciutat 

Parla i parlaràs. De què parles, eh? Digues! Mare meva, vull parlar, però no sé de què parlo, ni de què parlar. Estic encallada. Doncs espavila, guapa. Puc parlar de la calor intensa d’aquest agost, de les nits tòrrides, del meu gos que es desperta amb la boca oberta, i amb uns ulls de dir:…

El viatge

Tindria uns sis  o set anys, no ho recorda exactament. Recorda, però,  que aquell  va ser  l’any exacte, en el qual va decidir  què volia ser de gran. Va ser durant una de les seves visites al zoològic de la ciutat, amb el seu avi. Hi anaven sovint. Els diumenges al matí, agafats de la…

Parada sin nombre

Parada sin nombre

Era junio cuando Carlos y su madre Adriana tomaron la decisión de irse.Tras la muerte del marido, la viuda y su hijo vivían en un piso pequeño en la séptima planta de una vivienda social en Ciutat Meridiana. Carlos, con sus cincuenta y cuatro años y su extrema miopía, casi nunca había trabajado y Adriana, con…

Ya somos una Asociación

Barcelona Escribe, desde enero 2022, es una ASOCIACIÓN.—¡Ohh!, ¿una asociación de qué?—Pues una asociación de escritores.—¡Ahh!, ¿y para qué?—Pues para darnos soporte entre todos desde el proceso creativo hasta la publicación del libro—¡Uala!, ¡qué buena idea! y ¿qué tengo que hacer para hacerme socio?—¡Ei!, ¡que bien!, te veo muy animado, pero ¿Quieres que te dé…