In memoriam

Ternura de abrazos y sábanas
que no volví a sentir.
Fuiste mi «romántico» y
te fuiste del todo.

Lloraba de celos,
reías de amor.
Me creías loca
por desear tu exclusiva.
Incumplías pactos.
Me amabas y tus
caricias calmaban mi pena.

Descubrí en mi locura
tu mentira:
eras un repartidor de mimos.

M  e     a  l e  j  é.

Con los años te busqué
y no me acerqué.
«Otro día«, pensé.

Te fuiste antes del reencuentro.
Ese «otro día» que no llegó
revive las arrugas en las sábanas.

En memoria de C.C.A.

©Nuria Riera Wirth

Instante

Funámbulo en la cuerda floja 
te detienes un segundo.

Un instante bello,
sin miedo al vacío,
sin caída al infierno.
Donde el aroma a ocaso
anuncia experiencias por venir.

El público ahogado
desea una gota roja
suspendida en el espacio.
Un grito de dolor
colgado en la nada.

Desayunas café al sol,
instante hermoso de vida.
¿Un equilibrista en prensa?
No.
Los espectadores perdieron,
entre suspiros ahogados,
su momento cruel.

Acróbata de historias,
sigue gozando del instante.

©Nuria Riera Wirth

Foto de Ludvig Hedenborg

Huellas

Quieres acallar mi identidad,
borrando mi boca,
dejando tu huella en mi mente
y creando barreras ante los demás.

Quieres dejar tu huella en mi cuerpo,
borrando mis ojos,
acallando mi personalidad
y marginado mi sensibilidad.

Quieres borrar mis oídos,
dejando tu huella en mi alma,
acallando mi motivación
y provocando miedo.

Mi autoestima y mi silencio son míos.
Mi flor polinizada,
mi abertura al aire,
mi orgánulo celular.

Deja de acallarme,
no plantes tu huella,
ni engendres errores,
porque mi vida es mía.

©Nuria Riera Wirth

Foto de Min An 

Manos

Cuando cierras las manos
se pierde el abrazo
y llegan los golpes
amortiguados.

Cuando cierras las manos
la sangre cubre el cuerpo
y el corazón se abandona
en el infinito.

Nadie bebe lágrimas
bajo un abrazo.
Es preciso las manos
para sangrar de amor.

Cuando cierras las manos
mil diablos acuden
desde tu corazón muerto
a llorar sobre mi vientre.

©Nuria Riera Wirth

Imagen de Nino Carè

Sombras

Susurrar a la oscuridad me lleva ante ti.
Gritar a la negra noche me acerca a la tumba.

Los alaridos de los sueños me llevan ante ti.
Y el cuadro pintado al aire lo encierra todo tal como una pesadilla.

©Nuria Riera Wirth

Imagen del sufrimiento de una pesadilla
Imagen de Pete Linforth